Páginas vistas en total

viernes, 14 de agosto de 2015

War Games (Juegos de guerra)

Debe ser que yo, y las producciones de los años ochenta en las que aparece Matthew Broderick no nos llevamos muy bien, tuve el placer (ejem) de ver "Todo en un día" considerada por muchos un clásico de los ochenta y me pareció un peñazo importante, así que ya andaba bastante temeroso antes de enfrentarme con "Juegos de guerra", lo primero que he de decir, es que me ha gustado, si, me ha parecido una película entretenida y muy acorde con los tiempos en los que se rodó, pero de ahí a convertirla en un clásico de los ochenta hay un paso bastante grande, "Juegos de Guerra" es una película bastante cutre y con un argumento bastante simplón, estoy casi seguro de que si esta película no existiera y la sacaran hoy en día con un mínimo de calidad, no aprobaría.
La década de los ochenta fue la década mágica para el cine, salieron obras maestras y otras muchas vivieron a rebufo de las buenas y enmascararon sus carencias con la excusa de la ya mencionada "magia" de los ochenta, es el caso de "Juegos de guerra".
Sin embargo como de caprichoso es el destino, ni haciéndolo a propósito lograríamos crear una película similar a "Juegos de guerra" en la actualidad, esa "magia", esa forma de hacer las cosas se ha perdido como lágrima en la lluvia, sin duda es lo que más añoro de aquellos tiempos.
Casi se estaba estrenando la década cuando se estrenó "Juegos de guerra" (1983) y el boom de la informática, aunque en la actualidad, supongo que sería un boom, los ordenadores, los videojuegos, vamos todo un mundo de posibilidades que de golpe y porrazo se abrían ante los adolescentes ávidos de cosas nuevas, cosas que les separaran de sus aburridos padres.
Y es que esa es otra cosa común, ya no solo en "Juegos de guerra", sino en la mayoría de películas de los ochenta de este estilo, los padres son la cosa más idiota que te puedas echar en cara y siempre están ahí para putear a nuestro protagonista (O si la película es de terror, para no creerse absolutamente nada de lo que les está diciendo el susodicho).
Bueno el caso es que nuestro protagonista, el bueno de Broderick es un auténtico genio de la informática y el caso es que cambia notas suspensas y demás...Vamos lo que es o era un malote hace unos años.
Buscando un nuevo juego de ordenador empieza a simular una partida que emula la tercera guerra mundial, sin saberlo el chaval está accionando los radares de los americanos y rusos, que se preparan para una guerra mundial ¿Serán esos avisos en las pantallas reales? ¿Será todo un espejismo? ¿Podrán detener a tiempo una guerra nuclear a gran escala entre las dos grandes potencias mundiales?
Como veis el argumento es bastante simple, pero logra enganchar durante todo el rato, el carisma natural del joven Matthew Broderick hacen el resto.
La película cumple con creces su objetivo de entretener, jamás trata de trascender al mero entretenimiento y no es para nada pretenciosa, "Juegos de guerra" es una película divertida, pero bajo mi humilde punto de vista, un poco sobrevalorada, posiblemente, por culpa de nuestra vieja amiga la nostalgia.
Valoración:******(6/10)

No hay comentarios:

Publicar un comentario