Páginas vistas en total

viernes, 11 de marzo de 2016

Diablo (Diablo)

No nos engañemos, vi "Diablo" porque me pareció un hecho bastante curioso que el hijo del legendario Clint Eastwood hiciese un western pero no le voy a juzgar comparándole con su padre, me parecería un acto de injusticia atroz, posiblemente tener el apellido Eastwood detrás le ha ayudado mucho y le ha colocado en el candelero, vamos, ser hijo de una leyenda viva de la industria tiene que ser la leche...Sin embargo llegados a unos niveles más altos, ser hijo de un monstruo de la interpretación puede ser hasta contraproducente ¿Cómo es eso? La gente se puede tirar la vida criticándote por no ser como tu padre, por no llegar a ser igual de bueno y si te embarcas en un Western, pues como que la cosa se complica...Y más si nos regalan uno tan casposo como este maldito "Diablo".
La verdad es que todo pintaba bastante bien, ya no por Eastwood (Aunque no quiera la cosa ¿No le veis como el sucesor natural de Hugh Jackman en el papel de Lobezno?) sino por secundarios de lujo como Walton Goggins, un actor no demasiado conocido para mi, apareció en películas interesantes en papeles no demasiado largos, algunos ejemplos son "Django Desencadenado" o "American Ultra", sin embargo que todos empezamos a tenerle con consideración después de su papelón en la última fantasía sangrienta de Quentin Tarantino, "Los Odiosos Ocho" en la que interpreta a uno de los protagonistas, y junto al siempre genial Samuel L. Jackson, logra ser el centro de toda, pero toda la función.
Pero es que además de contar con Walton Goggins, también podemos ver a una leyenda del cine ochentero, una leyenda por excelencia, el protagonista de ojo, hasta cuatro entregas de "Arma Letal" Danny Glover...Que por cierto, debe estar pensando ¿Que hago aquí? Lo que se hace por la pasta amigo Glover.
Quizás lo que más me ha sorprendido de "Diablo" es la duración, vamos que no llega a la hora y media, se queda en una hora y veinte, como ya sabréis, no es muy común que en estos días las películas duren solo ochenta minutos, bien, pues Eastwood y su cara de palo y una historia aburrida hasta la extenuación consiguen que esos ochenta minutos que a priori van a resultar pocos, acaben estirándose y pareciendo ciento noventa, muy pero que muy mal.
Ahora bien, alguno dirá que la fotografía es muy bonita ya que salen muchos paisajes...La fotografía no es grabar paisajes porque sino el National Geographic tendría doce mil Óscars, la buena fotografía es grabarlo todo bien, véase el trabajo que se realiza en la última de Iñárritu "El Renacido" (Que por cierto, de cierta manera, podría considerarse un western de la vida).
"Diablo" es terriblemente aburrida, poco original y una muestra de que Eastwood no tiene el gen de la interpretación que tenía su padre, ahora bien, le daré el beneficio de la duda porque el guión era muy malo, espero que se resarza algún día no muy lejano y que Scott Eastwood nos regale un western de altura.
Valoración:***(3/10)

No hay comentarios:

Publicar un comentario